sábado, 21 de abril de 2018

LA REPÚBLICA DE LOS LADRONES

—Las sociedades infantilizadas —añadió Jericó—, ciudadanos que se comportan como si fueran niños pequeños perdidos en mitad del bosque y que necesitan que velen por ellos. En solo unos siglos hemos pasado de salvajes a súbditos, de súbditos a consumidores, y ahora de consumidores a gilipollas. Una evolución digna de estudio, desde luego. Si la gente jugara más al ajedrez se daría cuenta de...

—No, por favor —interrumpió Labastide—, no vuelva con la cantinela esa del ajedrez...

FICHA TÉCNICA
NATALIO GRUESO
LA REPÚBLICA DE LOS LADRONES 
ALMUZARA. CÓRDOBA, 2017

JOSEPH LEBOIT
LOS JUGADORES DE AJEDREZ (1940 circa)
GRABADO A LA AGUATINTA. 28,7 x 36,8 cm.
COLECCIÓN PARTICULAR

miércoles, 18 de abril de 2018

JOAN LA BARBARA vs JOHN CAGE


Los músicos Joan La Barbara y John Cage jugando una partida de ajedrez en loft que el segundo tenía en el 107 de Bank Street, en el West Village de Nueva York. La fotografía es de Michael MacKenzie y fue realizada en 1976.



martes, 17 de abril de 2018

JOHN WAYNE, FOTÓGRAFO

Es bien sabido que John Wayne, el Duque, fue un apasionado jugador de ajedrez durante toda su vida. Centenares de fotografías lo atestiguan. Como buen aficionado intentó legar su pasión a sus hijos.

En 1963 fotografió a su hija Aissa, de siete añitos y con blancas, jugando con la hija de su ama de llaves, Pilarcita. Hoy en día, ni de broma se hubiera permitido que una niña se fotografiara con un cigarrillo en la mano.



Publicada en el libro de Aissa Wayne «John Wayne, my father».

jueves, 12 de abril de 2018

LA CORONA SE TAMBALEA... EN LAS CALLES DE EREVÁN


Thomas Leuthard es un fotografo callejero suizo muy popular por su intensa participación en diversos sitios de internet de fotografía, los tutoriales y clases que impartía a través de las redes sociales y los libros electrónicos gratuitos en los que mostraba su obra. Partidario de trabajar con focales muy cortas, que le obligaban a acercarse mucho a sus modelos, su fotografía es fundamentalmente humanista y su interés contar historias cotidianas en cualquier parte del mundo. En 2017, decidió dejar de fotografiar por motivos personales.

La fotografía que mostramos se titula «La corona se tambalea» y esta tomada en uno de los lugares del mundo donde mejor se juega al ajedrez, Ereván, la capital de la República de Armenia. Fue publicada en su libro de 2011 Yerevan. Supongo que el título hace referencia a la difícil situación de las blancas en la partida. Aunque si nos fijamos bien...


...aunque las negras tienen un peón de más y parecen mejor colocadas, las blancas, después de quitar el rey de la gran diagonal, apretando los dientes y e intentando aguantar el tirón, tienen sus oportunidades de defenderse.

lunes, 9 de abril de 2018

LOS AMORES IMPARABLES

El último libro de poemas de Marwan incluye uno dedicado al movimiento 15-M, movilización ciudadana desarrrollada en distintas ciudades de España a partir del 15 de mayo de 2011 para protestar por la corrupción política y trabajar en pro de una democracia más participativa.

PARTIDA DE AJEDREZ (HOMENAJE AL 15-M. A LA MANERA DE JUAN BONILLA EN «EL COMBATE DEL SIGLO»)


El mundo se divide, sobre todo, entre
indignos e indignados, y ya sabrá cada
quien de qué lado quiere o puede estar.
EDUARDO GALEANO

Familias que beben en un charco de agua sucia
NACH

Con las fichas negras y las manos más sucias aún,
hombres oscuros moviendo nuestros hilos
disponiendo las piezas a su antojo sobre el tablero,
burócratas que rompen la balanza con el peso de sus cargos,
empresas que gobiernan en la sombra,
dirigentes con dinero suficiente para pagarse mil fianzas.

Frente a ellos, con las piezas blancas, el pueblo,
mujeres y hombres con lo justo para sobrevivir,
ancianos que llevan lo poco de dignidad que queda en los bolsillos,
familias que beben un charco de agua sucia,
millones de jóvenes apartados por la mano del sistema,
la gente que vibra con la gente,
los que albergan esperanzas y los que ya las han perdido.

El reloj de doble esfera se pone en marcha,
comienza la partida.

Los hombres oscuros mueven sus peones:
les ponen un parquímetro a tus sueños,
te cobran por el aire que respiras,
destinan fondos públicos para salvar a un banco,
sacan los furgones a la calle
para frenar a todo el que sueñe con democratizar el pan.

Responde el pueblo moviendo en masa sus peones,
conducen nuestros sueños a las plazas,
dibujan en pancartas el futuro,
propagan la verdad por Internet.

Mueve un alfil el Gobierno,
indultan a un banquero,
proponen un nuevo plan para privatizar nuestra salud,
cuchillas en las vallas de Melilla
como método infalible
para separar el bienestar de la pobreza.

Contraataca la mitad de esa España que lucha
frenando dos docenas de desahucios,
un periodista honesto destapa una trama
que engloba hasta la cúpula,
la marea blanca sale a la calle con sus olas de esperanza
moviéndose al unísono como un cardumen
para salvar a la Sanidad de los tiburones.

Y vuelve a mover sus piezas el poder:
se atrincheran en sus torres,
abren fuego desde sus caballos,
promueven la asfixia por las eléctricas
dejando a un millón de familias a oscuras,
justicia para ricos, tasas para pobres,
se sacan una ley mordaza de la manga
para que nadie pueda señalarlos con su dedo en las aceras,
echan sal sobre la herida del paro,
facilitan los despidos.

Y el pueblo arrinconado se levanta
con mil siglos de rabia a sus espaldas
y lana todo su arsenal,
todas sus piezas contra la injusticia:
dan a luz políticos gestados en las plazas,
obreros que reclaman un futuro,
y salen a cerca el Parlamento
y un joven triste sueña que es posible
y ponen sus miradas en los bancos
y ruge el profesor verde esperanza
y encuentran jueces implacables
que no ceden ante el poder.

Y así por muchos años,
jugada tras jugada,
los hombres oscuros van engullendo piezas,
el pueblo apenas derriba unos pocos peones enemigos,
ayudado por magistrados y guardias civiles honestos
que destapan las tramas más oscuras.

Las piezas negras y sus trampas,
los hombres buenos con su luz,
encendiendo lámparas de dignidad en los ayuntamientos;
Bienvenidos, refugiados.

Quién sabe si esta partida se acabará algún día,
si tendrá fin la masacre.

Sigue corriendo el reloj del pueblo,
cada vez hay menos tiempo.
¿Caerán las piezas negras?, te preguntas.

A un lado , oscuros dirigentes, feroces empresarios,
los dueños en la sombra. Piezas negras.

Al otro, la gente a la que el dolor ajeno no le resulta indiferente.
Piezas blancas.

La gran partida de ajedrez, 
la eterna batalla
de la luz contra la sombra.





Indignados jugando al ajedrez/ Javier Barbancho



Distintas imágenes de participantes en las protestas, bautizados por la prensa como «indignados», jugando al ajedrez en la Puerta del Sol de Madrid. Ignoro quién fue el fotógrafo de las dos primeras imágenes; la tercera es de Javier Barbancho.

FICHA TÉCNICA
MARWAN
LOS AMORES IMPARABLES
PLANETA. BARCELONA, 2017





miércoles, 4 de abril de 2018

EN LAS CALLES DE... CRACOVIA


Cuenta el fotógrafo polaco Konrad Zięcina que un nuboso día iba caminando por los bulevares del Vístula, en Cracovia, cuando comenzó a llover. Apresuró el paso para ponerse a resguardo cuando vio que dos hombre seguían impertérritos su partida de ajedrez a pesar de todo. Y así decidió titular su fotografía: «A pesar de todo».


viernes, 30 de marzo de 2018

JULIA BAIER

«Wet, Wet, Wet» es el título de un reportaje fotográfico de la alemana Julia Baier publicado en el número 3 de la revista M, The Magazine for Leica M photography. Baier ha recorrido el mundo documentando los lugares donde los seres humanos se mojan por placer. Playas y yates, lagos y ríos, piscinas y spas; pero también charcas y cubos y hasta una modesta manguera.

Uno de los mejores lugares del globo para hacerlo, mojarse, es el Balneario de Széchenyi en Budapest, en cuyas aguas termales, como ustedes saben, es costumbre jugar al ajedrez. Véanlo.


jueves, 29 de marzo de 2018

EL LIBRO DE LAS ILUSIONES


Ruso residente en Canadá, Alexander Shubin es otro representante de ese estilo figurativo, salpicado de erotismo suave y elementos surrealistas, que se ha convertido en una suerte de esitlo internacional de nuestro tiempo.

El retrato que presentamos, ambientado en un extraño interior desde el que se adivina un paisaje urbano que parece salido de un cuadro de Giorgio de Chirico,  se titula El libro de las ilusiones. La presencia de unos trebejos al lado de la mujer nos lleva a preguntarnos si este libro de las ilusiones no será un libro de ajedrez.

FICHA TÉCNICA
ALEXANDER SHUBIN
EL LIBRO DE LAS ILUSIONES (2000)
ACRÍLICO SOBRE LIENZO. 50,80 x 66,04 cm.
COLECCIÓN PARTICULAR



miércoles, 28 de marzo de 2018

MOVIMIENTOS ESTRATÉGICOS


Daniel Ryan es un artista cuyo principal interés es explorar las conexiones del hombre con la naturaleza y buscar de qué forma la aleatoriedad con la que esta se muestra a nuestros ojos puede ser comprendida mediante modelos. Su temática se ciñe a esos intereses: paisajes y retratos de animales, en ocasiones humanizados. Como este chimpancé que pondera su repuesta en la obra titulado «Movimientos estratégicos».

FICHA TÉCNICA
DANIEL RYAN
STRATEGIC MOVES
GICLÉE SOBRE LIENZO
COLECCIÓN PARTICULAR

lunes, 26 de marzo de 2018

MUJERCITAS

Ilustración de Frank T. Merrill para el clásico de Louisa M. Alcott Little Women or Meg, Jo, Beth, and Amy (simplemente Mujercitas en España). 


FICHA TÉCNICA
LOUISA M. ALCOTT
LITTLE WOMEN OR MEG, JO, BETH & AMY
ILUSTRACIONES DE FRANK T. MERRILL
LITTLE, BROWN & COMPANY. BOSTON, 1896

domingo, 25 de marzo de 2018

EN LAS CALLES DE... LONDRES


Fotografía de John Gay hecha en Heath Street, calle del barrio de Hampstead, en Londres. Probablemente fue tomada a finales de los años 50 o principios de los 60 del siglo XX. 

John Gay publicó junto con Leonard Clark, quien se encargó de los textos, el libro Prospect of Highgate and Hampstead (The Highgate Press, London, 1967) en el que estaba incluida esta fotografía.

jueves, 22 de marzo de 2018

EL PEQUEÑO SAMMY ESTORNUDA

«Little Sammy Sneeze» (El pequeño Sammy estornuda) es una tira cómica creada por uno de los grandes del cómic de todas las épocas, Winsor McCay, cuya obra tuvo mucho que ver con la formulación de una nueva manera de narrar tanto en la historieta como en el dibujo animado, del que fue pionero, e incluso en el cine. Series como «Little Nemo in Slumberland» o «Dream of the Rarebit Fiend» son clásicos indiscutibles cuya influencia se extiende hasta el día de hoy.

Pocas veces una serie ha sido tan fiel a su título como esta. Todo lo que vemos en «Little Sammy Sneeze» es exclusivamente eso: estornudar al pequeño Sammy. Y se lo vemos hacer de la misma forma, además. Todas las tiras que componen la serie son idénticas: seis viñetas dispuestas tres a tres en horizontal en las que el pequeño Sammy, solo o acompañado por sus padres, se encuentra en un ambiente distinto. En las cuatro primeras viñetas, el niño inicia un estornudo que culmina en la quinta con resultados catastróficos. En efecto, el estornudo huracanado arrasa con todo lo que hay a su alrededor. En la sexta viñeta habitualmente Sammy es expulsado a puntapiés de la escena del crimen. En lo alto de la página se nos informa que «nunca sabía cuándo iba a llegar» y que «no podía hacer nada para detenerlos».

La serie se publicó en el New York Herald entre 1904 y 1906 y alcanzó un éxito notable entre todo tipo de públicos. Durante su primer año de vida editorial, Sammy visitó un club de ajedrez. Vean lo que pasó…




martes, 20 de marzo de 2018

HERENCIA


Herencia es un óleo sobre tabla de la artista norteamericana de tradición realista Zoe Zylowski.

FICHA TÉCNICA
ZOE ZYLOWSKI
INHERITANCE (2012)
ÓLEO SOBRE TABLA. 40x48 cm.
COLECCIÓN PARTICULAR

ALEXANDER PETROVICH BOTVINOV


—Jaque al rey —dijo Voland.
—Muy bien, muy bien —respondió el gato, y se quedó mirando el tablero de ajedrez a través de sus prismáticos.
Alexander Petrovich Botvinov es el autor de una serie de ilustraciones sobre la obra de Mijaíl Bulgákov «El maestro y Margarita» en la que junto a los personajes propios del libro desfilan toda suerte de políticos y personajes públicos de Rusia y del resto de Europa, algunos de ellos contemporáneos nuestros.

En la ilustración vemos «al que no existe», Voland, el diablo jugando una partida de ajedrez con el gato Popota mientras la bruja Guela frota con pomada su rodilla.


FICHA TÉCNICA 
MIJAÍL BULGÁKOV
EL MAESTRO Y MARGARITA
ALIANZA EDITORIAL. MADRID, 1968.
TRADUCCIÓN DE AMAYA LACASA SANCHA

Más sobre el Maestro y Margarita en Artedrez

domingo, 18 de marzo de 2018

GALINA IVANOVA SATONINA


Artista de vanguardia, diseñadora gráfica y textil, Galina Ivanova Satonina también fue jugadora de ajedrez —12 veces campeona de la República Socialista Soviética Tártara, 4 participaciones en la final del campeonato femenino de la Unión Soviética—, entrenadora de Club Spartak de Kazán, su ciudad natal, y árbitro nacional de ajedrez de la Unión Soviética.

A los 68 años se retrató delante de un tablero de ajedrez utilizando la técnica con la que más se identificaba: el salpicado. Básicamente esta técnica consiste en cortar diversas plantillas, como si de un estarcido o un stencil se tratara, colocarlas sobre el soporte de la composición para proteger las zonas que no deben recibir color y rociar la pintura. Galina Ivanova utilizaba para ello un cepillo de dientes y la hoja de un cuchillo. El resultado es una pintura de aspecto granulado y con textura.

jueves, 15 de marzo de 2018

REVÓLVER


Revólver es una película escrita y dirigida por el realizador inglés Guy Ritchie, estrenada en 2005 y distribuida por Warner Bros.

A grandes rasgos, su argumento es el siguiente: Jake, un crupier que no desdeña participar en timbas clandestinas, ha terminado cumpliendo condena en un presidio de máxima seguridad por las intrigas de un mafioso propietario de un casino y capo del juego clandestino de la ciudad. En la cárcel, sometido a un régimen de aislamiento, entra en contacto con otros dos internos que ocupan las celdas contiguas y que trabajan en «la fórmula», una martingala que permitiría a su conocedor imponerse en cualquier tipo de juego o apuesta. Los internos, un experto en ajedrez y un estafador, se intercambian jugadas de ajedrez y consejos en los libros de matemáticas de la biblioteca de la penitenciaría que comparten.



Los dos reclusos preparan un plan de fuga y prometen llevar a Jake con ellos pero, llegado el momento de la verdad, lo traicionan dejándolo atrás. Jake debe pasar aun dos años más en la celda de aislamiento, preparando su venganza y adiestrándose en «la fórmula».



Por fin liberado, descubre que no solo ha sido traicionado sino que también le han robado todo cuanto poseía. Sus primeras andanzas demuestran que ha asimilado bien «la fórmula» porque gana tanto dinero en los casinos que le ponen en la lista negra. Provisto de fondos, por fin se apresta a cobrar venganza sobre el mafioso que le arruinó la vida. El resultado, sin embargo, no es el esperado. Gana un montón de dinero pero sale perseguido por unos matones y además descubre que padece una enfermedad que le causará la muerte en tres días. 

En esta crítica situación unos prestamistas, que tienen su sede social en un club de ajedrez, acuden en ayuda de Jake.



Pero no gratis. Le exigen todo su dinero y fidelidad total a cambio de su protección. En sus entrevistas con los prestamistas, Avi y Zach, Jake demuestra que «la fórmula» es eficaz en el ajedrez, disciplina en la que parece imbatible.

Película de enrevesado y complejo argumento en la que algunos críticos han encontrado referencias a la cábala y/o a la numerología sin olvidar el sicoanálisis. En la propia película se sugiere que «la fórmula» no sería sino un camino para comprender la naturaleza del «yo» y que la victoria que busca sería una victoria sobre el propio ego. No digo yo que no, por supuesto, pero prefiero prestar atención a un tema más centrado en la naturaleza de este blog: el ajedrez.

Lo primero señalar que para ser una película en la que el ajedrez forma parte de su columna vertebral, y siendo su director aficionado a incluirlo en muchas de sus películas, el juego no sale demasiado bien parado. Piezas que reaparecen en el transcurso de una misma partida después de haber sido capturadas, clamorosos fallos de rácord (la coherencia entre planos que debe tener una secuencia, y estas entre sí, para dar continuidad a una obra audiovisual), y errónea disposición de las piezas en el tablero. Pongamos como ejemplo la siguiente imagen:



El tablero mal colocado, la casilla de la esquina derecha siempre debe ser blanca, las piezas mal colocadas, los dos alfiles blancos transitan por casillas del mismo color, el juego mal desarrollado, Jake está poniendo la dama en una casilla donde se la van a capturar sin remisión... Parece difícil acumular más fallos en un solo fotograma.

Sin embargo, una sorpresa se esconde entre los clamorosos fallos. Al menos dos de las partidas que aparecen en la película reproducen juegos realmente disputados en la práctica magistral del ajedrez. (El descubrimiento de estas partidas de lo debo a la Escuela de Ajedrez Chess Master de Rusia).

La primera es muy conocida. Se disputó en 1970, en Belgrado, entre dos de los mejores jugadores del mundo de aquella época y en un encuentro histórico, además, el que enfrentó a la selección de la U.R.S.S. contra una selección formada por jugadores del resto del mundo. Lo que se conoció como el «match del siglo».

En el primer tablero se enfrentaron el Campeón del Mundo, Borís Spassky, y el danés Bent Larsen, quien jugó por delante de Bobby Fischer no sin polémica.

En el desarrollo de la partida se dan unos cuantos fallos de rácord. El primero de ellos ya en la primera jugada de las negras, que en uno de los planos se aprecia claramente fue 1 ... d5, en vez lo que debió ser: 1 ... e5.


Aunque en los siguientes planos se corrige la posición de este peón, pronto aparece otra pieza descolocada. El siguiente fotograma corresponde a la posición después de la jugada 16 de las negras. En la jugada precedente, las blancas llevaron su torre desde h1 a g1 (Larsen en la partida real la llevó a f1). Desde luego, desde la posición vista en este plano es imposible realizar la secuencia de jugadas que se ve en la película.


Posición después de la jugada 16 de las negras en la partida de la película
A continuación, la partida real.


LARSEN, Bent vs SPASSKY, Boris
URSS vs RESTO DEL MUNDO. BELGRADO, 1970
APERTURA DEL PEQUEÑO ORANGUTÁN
ECO A01

1. b3 e5 2. ♗b2 ♞c6 3. c4 ♞f6 4. ♘f3 e4 5. ♘d4 ♝c5 6. ♘c6 dc6 7. e3 ♝f5 
8. ♕c2 ♛e7 9. ♗e2 O-O-O 10. f4 ♞g4 11. g3 h5 12. h3 h4 13. hg4 hg3 
14. ♖g1 ♜h1 15. ♖h1 g2 16. ♖f1 ♛h4 

Posición después de la jugada 16 de las negras en la partida Larsen—Spassky

17. ♔d1 gf1♛ 

Y Larsen abandonó. En la partida que vemos en la película se hicieron además las siguientes jugadas:

 18. ♗f1 ♝g4 19. ♔c1 ♛e1 20. ♕d1 ♛d1# 

Probablemente pensaron que el hecho de que la partida terminara con un jaque mate añadía potencia dramática a la escena. 

La segunda partida identificada en esta película no es tan célebre como la primera pero tiene el interés añadido de que en ella participaba un jugador español conocido por este cronista. En efecto, la parida, disputada en el Open Aníbal de Linares de 1996 enfrentó a los grandes maestros Atanas Kolev, de Bulgaria y Herminio Herraiz, de España.


KOLEV, Atanas vs. HERRAIZ, Herminio
OPEN ANÍBAL. LINARES, 1996
DEFENSA FRANCESA. VARIANTE TARRASH
ECO C06


1. e4 e6 2. d4 d5 3. ♘d2 ♞f6 4. e5 ♞fd7 5. ♗d3 c5 6. c3 ♞c6 7. ♘gf3 ♛b6 
8. O-O cd4 9. cd4 ♞d4 10. ♘d4 ♛d4 11. ♘f3 ♛b6 12. ♕a4 ♛b4 13. ♕c2 ♛c5  
14. ♕e2 ♝e7 15. ♗e3 ♛a5 16. ♖ac1 O-O 17. ♖c3 ♜e8 18. ♗h7 ♚h7 
19. ♘g5 ♝g5 20. ♕h5 ♚g8 21. ♗g5 

Aquí la partida que vemos en la pantalla se aparta de la disputada realmente, que terminó después de 21 ... ♛c3 22. bc3 ♞e5 23. f4 y Herminio abandonó. El motivo es el mismo comentado anteriormente, proporcionar una continuación que lleve hasta el mate directamente en aras de dar una impresión más contundente al espectador no versado en ajedrez. En la película se eligió la siguiente variante:

21... ♞f8 22. ♖h3 ♞g6 23. ♕h7 ♚f8 24. ♕h8 ♞h8 25.♖h8 mate. 


Esta partida constituye la única derrota de Jake en la película y se da hacia el final del metraje; cuando las sospechas de que Avi y Zach sean realmente los dos presos que lo traicionaron se van confirmando (Avi, con quien juega todas las partidas, sería el experto en ajedrez y poseería a su vez «la fórmula») y la lucha de Jake contra su ego estaría alcanzando su culmen.



jueves, 8 de marzo de 2018

REINA

Audrey Flack, artista pionera del Hiperrealismo, es la autora de Queen (Reina), un cuadro autobiográfico que explora el universo femenino. Todos los objetos que aparecen en la composición guardan una relación directa con la vida de la artista. Las pinturas son las que usa como maquillaje o en sus cuadros. Los objetos son personales, como el reloj o el llavero con su inicial. La reina de corazónes y la dama de ajedrez simbolizan su afición por los juegos pero además, pese al poder de ambas figuras en sus respectivos juegos, su posición subordinada frente a los reyes. La fruta y la flor como símbolo de la sexualidad femenina. El doble medallón nos da la prueba autobiográfica ya que contiene los retratos de la artista y de su madre.


A todo el grupo hiperrealista le interesaba la fotografía y el reflejo de la luz sobre la superficie de los objetos que podían encontrarse en la vida cotidiana. Sin embargo, la práctica de Flack se distanciaba de la de sus colegas masculinos, pese a la similitud en la técnica y el enfoque. La práctica de sus compañeros de tendencia era, podríamos decir, más simple: salen a la calle, eligen un motivo, lo fotografían y lo copian en el estudio. Flack, por el contrario, compone cuidadosamente sus bodegones, disponiendo milimétricamente los objetos que los pueblan e intentando dotarlos de un significado crítico. Luego, el proceso es el mismo: se fotografía el bodegón y se copia en el estudio. Otra cosa que la separa del grueso del movimiento hiperrealista es su preocupación por el arte del pasado, en particular por el del Barroco español, frente al gusto por lo contemporáneo del resto del grupo.  Efectivamente, Queen puede leerse también como una vanitas e incluso como una alegoría de los cinco sentidos. Esta distancia de sus compañeros fue poco y mal entendido en la época y Flack fue menospreciada por la crítica.


Las dos imágenes que mostramos, la fotografía previa, sobre estas líneas, y el cuadro resultante, arriba del todo, nos permiten explicar la forma de trabajo de Flack. La artista componía un bodegón entre dos planchas de vidrio y fotografíaba el conjunto. La diapositiva resultante se pasaba a papel primero y después se proyectaba sobre un lienzo en el estudio. La artista reproducía con un detallismo extremo todos los detalles de los objetos, la textura de los materiales, los reflejos de la luz en un proceso que podía llegar a durar hasta seis meses.


Cuadro fundamental en la obra de Audrey Flack, quizá por ser la que mejor recoge tanto su idearios como su habilidad técnica, la artista suele ser requerida a retratarse delante de él con cierta frecuencia. Dos ejemplos: arriba, en 1976. El año en que pintó el cuadro. Abajo, en 2009, en una exposición en el Guggenheim de Berlín.




FICHA TÉCNICA

AUDREY FLACK 
QUEEN (1976)
ACRÍLICO SOBRE LIENZO. 203,2x203,2 cm.
COLECCIÓN SUSAN P. Y LOUIS K. MEISEL (NUEVA YORK)

AUDREY FLACK
QUEEN (1975)
PAPEL FOTOGRÁFICO. 50,08 X 50,08 cm.
THE METROPOLITAN MUSEUM OF ART

miércoles, 7 de marzo de 2018

ED VAN DER ELSKEN


Uno de los temas preferidos del fotógrafo holandés Ed van der Elsken fue París. Y en concreto la juventud parisina en todas sus manifestaciones, bien fueran sus expresiones culturales, su forma de entender la sexualidad o los sitios donde se divertían. Su primer libro Een Liefdesgeschiedenis en Saint Germain des Prés (Una historia de amor en Saint-Germain-des-Prés; De Bezige Bij, 1956) es una especie de novela fotográfica en la que se cuenta la historia de un grupo de jóvenes bohemios capitaneados por Ann, trasunto de la artista australiana Vali Myers, en sus noches en la Rive Gauche. La historia está contada desde el punto de vista de Manuel, el amante mexicano de Ann, y documenta sus amoríos y peleas, los locales que frecuentaban, la música que bailaban, los amigos con los que compartían su vida...

La foto que encabeza esta nota pertence al libro de Van der Elsken. Se tomó en torno a 1953. La segunda foto se incluye tanto temática como cronológicamente en la misma época del trabajo del fotógrafo holandés. Se titula Una tarde en Paris. Se tomó en 1950, quizá en el café Chez Moineau, en el 22 de la Rue du Four, en el corazón de Saint-Germain-des-Prés, donde «una juventud ebria de libertad» intentaba superar definitivamente los horrores de la II Guerra Mundial. A sus mesas se sentaron artistas de vanguardia, como el letrista Isidore Isou, y filósofos revolucionarios, como el padre de la Internacional Situacionista Guy Debord.

domingo, 4 de marzo de 2018

ALBERTO GIACOMETTI


Derain, Balthus, Giacometti. Una amistad entre artistas es una exposición que explora las relaciones, influencias y amistad que los tres artistas mantuvieron a lo largo de su vida.  Estará en exhibición en la Fundación Mapfre de Madrid, sala de Recoletos, hasta el 6 de mayo de 2018.

Una de las piezas expuestas es un juego de ajedrez diseñado por el escultor suizo Alberto Giacometti en 1947 y realizado en terracota esmaltada.



jueves, 1 de marzo de 2018

BRASSAÏ


Brassaï era un fotógrafo que amaba la noche; amaba también, en consecuencia, a los seres que la pueblan —marginados, prostitutas, vagabundos, bohemios, artistas— y frecuentó su compañía. De su gusto por la noche y por las personas que la viven nació quizá el mejor de sus trabajos Paris de Nuit (Arts et Métiers Graphiques. Paris, 1932)

En una época en que la fotografía nocturna presentaba enormes dificultades técnicas, Brassaï aprendió a relacionarse con las luces eléctricas que alumbraban las noches, ocultándolas casi siempre en sus fotografías, pero sirviéndose de ellas para revelar la ciudad y sus habitantes. No es de extrañar pues que su ojo, «el ojo de París» lo llamó Henry Miller, se sintiera atraído por otra criatura fascinada por la luz artificial, las mariposas nocturnas, a las que dedicó una serie de fotografías. En una de ellas, llamada Mariposa a la luz, realizada en 1934, vemos, a través de la ventana donde ha quedado la mariposa varada en su búsqueda de la luz, a un hombre que juega al ajedrez

miércoles, 28 de febrero de 2018

TREBEJOS DE CHOCOLATE

La casa británica Schokolat, especializada en fabricar dulces esculturas de chocolate hechas a mano, tiene en su catálogo este espectacular caballo de chocolate. 

¡Para darse un festín!



martes, 27 de febrero de 2018

ROBERTO ALCAZAR Y PEDRÍN EN JAQUE AL REY

El número 206 de la segunda temporada de Roberto Alcazar y Pedrín, publicado por Editora Valenciana en 1980 a partir del original de 1958, se tituló Jaque al rey. Sin embargo, no hay nada en su trama que sea remotamente ajedrecístico.


lunes, 26 de febrero de 2018

PERFORA, CARIÑO, PERFORA


Viñeta de Victor Juhasz para ilustrar un artículo de Jeff Goodell aparecido en la revista Rolling Stone en Septiembre de 2012. En el artículo se crítica con dureza la política energética de Mitt Rommey, el candidato republicano a las elecciones presidenciales de Estado Unidos del mismo año, que básicamente consistía en perforar todo lo perforable, incluidos los espacios públicos protegidos, para hacer de Estados Unidos una «superpotencia energética».

viernes, 23 de febrero de 2018

THE MAN FROM U.N.C.L.E.


The Man from U.N.C.L.E. (Operación U.N.C.L.E.) es una película de 2015 dirigida por Guy Ritchie que rinde homenaje a la serie homónima de los años 60. En España, dicha serie se llamó el Agente de C.I.P.O.L. e hizo las delicias de mi infancia.

La C.I.P.O.L. era una agencia conjunta rusoamericana creada para defender al mundo de una tenebrosa organización secreta que pretendía dominar el planeta. Los protagonistas eran dos agentes; Napoleon Solo, de la CIA, e Ilya Kuryakin, del KGB. La película retoma los personajes y la trama.

Como buen soviético, Ilya Kuryakin ama el ajedrez. Aquí lo vemos, encarnado por el actor estadounidense Armie Hammer, delante del tablero mientras Alicia Vikander, en segundo plano, hace todo lo posible por no distraerlo.

En los créditos de la película se nos da más información sobre el agente Kuryakin. Además de experto en lucha sambo y judo, es Maestro Internacional de Ajedrez, con el respetable ELO de 2401 puntos.


El GIF de la película es de GIPHY


martes, 20 de febrero de 2018

MAN RAY POR BALDOMERO PESTANA


Man Ray retratado en 1975 por Baldomero Pestana en el estudio parisino del artista estadounidense delante de uno de los juegos de ajedrez diseñados por él. Man Ray diseñó varios modelos de juegos de ajedrez muy parecidos entre sí entre los años 20 y los años 60 del siglo XX. El de la fotografía parece ser uno de los realizados a mediados de los años 40 en madera, bronce y latón esmaltado. Presenta la curiosidad de que el borde del tablero lleva frases alusivas a las piezas de ajedrez.

Baldomero Pestana fue un fotógrafo gallego, emigrado primero a América (Argentina y Perú) y después a París, que combinó la fotografía comercial con una obra personal centrada en el retrato de grandes personalidades de la cultura del siglo XX. Delante de su lente posaron Neruda y Vargas Llosa, Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez, Dizzy Gillespie y Man Ray, entre otros. También desarrolló una fotografía de reportaje de tipo social, sobre todo en su etapa americana.

Muy poco conocido en España, una exposición inaugurada ayer en el Instituto Cervantes de Madrid intenta rescatar su figura del olvido.

Gracias Nacho.

miércoles, 14 de febrero de 2018

HYPNEROTOMACHIA POLIPHILI

La Hypnerotomachia Poliphili, en español «La lucha de amor en sueños de Polífilo» o, simplemente, «El sueño de Polífilo», es uno de los más intrigantes libros que se han escrito y, para algunos, el incunable (aquellos libros impresos antes de 1500) más bello jamás editado. Lo imprimió el humanista italiano Aldo Manuzio en Venecia en 1499 y fue sufragado por Leonardo Grassi. Y esto es de lo poco seguro que sabemos sobre este libro. No sabemos quién lo escribió; no sabemos quién dibujó las hermosas xilografías que lo adornan; apenas sabemos qué significa o qué quiso decir su autor; tampoco qué motivos llevaron a su mecenas a dar a la luz un libro como este. 

Si componemos un acróstico con la primera letra de cada uno de sus capítulos aparece la frase POLIAM FRATER FRANCISCVS COLVMNA PERAMAVIT (el hermano Francesco Colonna ha amado mucho a Polia), a partir de la cual se ha supuesto que la autoría del libro correspondía a un religioso llamado Francesco Colonna. Pero aunque se han localizado varios Colonna contemporáneos a la Hypnerotomachia, no se ha podido relacionar de forma concluyente a ninguno de ellos con el autor del libro.

Tampoco se conoce el nombre del artista encargado de diseñar las 68 xilografías que ilustran el libro. La repercusión de estas ilustraciones ha sido enorme en el transcurso de los siglos y podemos detectar su influencia en sitios tan dispares como el claustro de la catedral de Salamanca o la obra del ilustrador británico Aubrey Beardsley. 

La historia narrada en la Hypnerotomachia viene contada por dos voces distintas, la primera es la del propio Polífilo quien,  contando sueños que se van desarrollando dentro de otros sueños, declara su amor por Polia. La segunda voz, la de la propia Polia, narra desde su punto de vista su relación con Polífilo. Retoma posteriormente el hilo Polífilo para contar que después de muchas peripecias Venus ha bendecido su amor y los amantes van a estar juntos por fin. Cuando van a consumar su unión, sin embargo, Polia desaparece y Polífilo despierta.

Todo esto está escrito en un italiano entreverado de latín y griego, con aportes de español y hebreo y hasta algún pasaje escrito en lenguaje jeroglífico, y con un estilo críptico, oscuro y enrevesado, repleto de alusiones a los más distintos saberes: mitología, arquitectura, gastronomía, ciencia, ajedrez (¡oh, sí, ajedrez!), danza, liturgia, epigrafía... Examinar las múltiples interpretaciones, algunas francamente contradictorias, que ha generado el libro rebasaría con mucho la capacidad del autor y las dimensiones razonables que debe tener este post.

Así que, sin más preámbulos, ármese de valor, Lector, y sumérjase en el siguiente pasaje de la obra donde asistirá a un baile que es también una partida de ajedrez.

Ilustración Pepa Acosta

Además de todo lo que hasta aquí he dicho, quiso la reina, para mayor ostentación, mostrar la grandeza y la abundancia del universo en toda clase de excelentes y rarísimas magnificencias, así que, estando todos sentados en nuestros sitios, después de la maravilla del suntuoso banquete, ordenó sin tardanza un juego admirable, digno no solo de verse sino de recordarse eternamente, que además fue un hermoso baile, con el siguiente modo y procedimiento: por la puerta de las cortinas entraron treinta y dos muchachitas, de las que dieciséis estaban vestidas de tejido de oro —ocho de ellas iguales—; a una de las vestidas de oro le fue puesto un manto real y a otra un vestido de reina y estaban acompañadas de dos capitanes de fortaleza, dos muditos o secretarios y dos caballeros. Las otras estaban vestidas de plata y llevaban la misma jefatura. Todas se dispusieron según su oficio, colocándose sobre los cuadrados del pavimento; es decir las dieciséis vestidas de oro en una parte y las dieciséis de plata en la opuesta. Las muchachas músicas empezaron a tocar con consonancia suavísima y entonada melodía tres instrumentos de osada invención y que armonizaban perfectamente. Al tiempo medido por el sonido y según ordenaba el rey, se movían en sus cuadrados las ágiles y saltarinas bailarinas. Haciendo reverencia al rey y a la reina, saltaban con graciosísimas vueltas sobre el otro cuadrado, realizando una agradable inclinación. Cuando la música comenzó de nuevo, el rey de plata mandó a la que estaba delante de la reina que se pusiera enfrente de aquella. Esta, avanzando con los mismo gestos de respeto, hizo el movimiento y se detuvo. Por este orden, según la medida del tiempo musical, se cambiaban así de lugar o bien, permaneciendo en su cuadrado continuamente, bailaban hasta que, tomadas o arrojadas, salían, siempre por mandato del rey. Las ocho que estaban vestidas igual, invertían cada tiempo del sonido en trasladarse a otro cuadrado; no podían retroceder sino por haber saltado inmunes sobre la línea de los cuadrados donde residía el rey, ni avanzar más que diagonalmente.
Un secretario y un caballero atravesaban en cada tiempo tres cuadrados, el secretario diagonalmente, el caballero dos en línea recta y uno transversal, y podían trasladarse por todos los lados. Los custodios de la fortaleza podían traspasar muchos cuadrados en línea recta y libremente, es decir, en un tiempo podían desplazarse tres, cuatro o cinco cuadrados, guardando la medida y apretando el paso. El rey podía situarse sobre cualquier cuadrado no ocupado o indefenso y le estaban vedados los cuadros a los que otros pudieran saltar y, si lo hacía, debía ceder, precediendo una advertencia. La reina, por el contrario, podía moverse por cualquier cuadrado del color donde primero se asentó, aunque lo mejor es que permaneciera siempre al lado de su marido.
Cada vez que los oficiales de uno u otro rey encontraban a uno del contrario sin custodia ni protección le hacían prisionero y, besándose ambas muchachas, el vencido salía fuera. Siguiendo estas reglas, hicieron al mismo tiempo un notabilísimo juego y un elegante baile, danzando y jugando festivamente según la medida del sonido con alegría, solaz y aplauso, quedando vencedora la plata. Esta solemne fiesta duró, entre los encuentros huidas y defensas, una hora, y fueron tan armoniosas las evoluciones, reverencias, pausas y modestas inclinaciones, que me invadió tal deleite que pensé, no sin motivos, que había sido llevado a las supremas delicias e inaudita felicidad del Olimpo.
Terminado el primer juego en forma de baile, todas volvieron a su correspondiente cuadrado; y, vueltas a sus lugares ordenadamente, hicieron lo mismo que la primera vez, pero las que tocaban los instrumentos aceleraban el ritmo, de modo que los movimientos y gestos de los bailarines-jugadores eran más rápidos, aunque observaban el tiempo del sonido de un modo tan hábil y con tan apropiada gesticulación y arte, que no cabía pedir más. 

 Muy expertas, las damiselas saltaban, la cabeza coronada 
de olorosas violetas y las abundantes trenzas
acompañando el movimiento, bien sobre los
delicados hombros, ya a las espaldas.
Cuando alguna era aprisionada,
levantaban los brazos y
entrechocaban las palmas de
las manos. Así, jugando y bailando,
volvió a ganar por segunda vez el primer color.

Cuando todos estuvieron distribuidos de nuevo en sus lugares correspondientes para el tercer baile, los músicos apresuraron aún más la medida del tiempo, con un tono y modo frigio tan excitante como nunca supo inventar el propio Marsias de Frigia. En el primer movimiento, el rey vestido de oro hizo correrse a la jovencita que estaba delante de la reina sobre el tercer cuadrado. Por esta causa, comenzó inmediatamente una gran lucha, un torneo delicioso, a una velocidad cada vez mayor. Se inclinaban hasta el suelo, dando luego un salto repentino y dos revoluciones en el aire, una al contrario de la otra, y luego sin interrupción, puesto el pie derecho en el suelo, daban tres vueltas y después cambiaban de pie. Todo esto lo realizaban en un tiempo, tan hábilmente y con tanta agilidad y con profundas inclinaciones, compuestas vueltas, fáciles saltos y hermosos gestos, que nunca se pudo ver ni fue inventada cosa mejor. No se obstaculizaban entre sí, pero quien era apresado, tras haberle dado el raptor al instante un beso dulce como el mosto, salía del juego. Y cuanto menor número quedaba, tanto más graciosa habilidad había en el mutuo engaño. Este orden y modo tan dignos fueron observados por cada uno sin falta, tanto más cuanto mayor era la rapidez de la medida de las sabias y excelentes muchachas y músicas, e incitaba incluso a tales movimientos a todos los que estaban presentes, a causa de la armonía del sonido con el alma, sobre todo porque había aquí sumo y concordante consenso de la buena disposición de los cuerpos. Por esta razón, pensé cálidamente en el poder de Timoteo, habilísimo músico que con su canto había obligado al ejército del gran macedónico  a tomar de nuevo las armas; y luego, bajando la voz y el tono, les había incitado a que, abandonándolas, desistieran todos. En este tercer juego triunfó gloriosamente la muchacha vestida de rey de oro.
Ilustración Pepa Acosta

Este fragmento de la Hypnerotomachia Poliphli contiene una de las primeras referencias claras a una partida de ajedrez viviente. Aunque se atribuye frecuentemente a Carlos Martel la organización de la primera partida de ajedrez viviente, las fechas de su vida (686-741) lo hacen poco probable. Quizá ni siquiera el ajedrez fuera conocido entre los francos en esa época, tanto más si tenemos en cuenta que la mayoría de los historiadores dan por buena la tesis de Levi-Provençal de que la aparición del ajedrez en la Europa occidental se da en la Córdoba omeya en el siglo IX, casi cien años después de la muerte de Carlos Martel.

Aunque en 1499, fecha de publicación del libro, ya habían aparecido diversas obras con  las reglas del ajedrez moderno —el poema Scachs d'amor, (Francí de CastelvíBernart Fenollar y Narcís Vinyoles; Valencia, 1475), probablemente el Llibre dels jochs partits dels schacs en nombre de 100, (Francesch Vicent; Valencia, 1495) y La repetición de amores y arte del ajedrez, (Lucena; Salamanca, 1497)— en el propio libro se sugiere que la Hypnerotomachia fue redactada en 1467 lo que explicaría fácilmente  el porqué sigue esta las reglas del ajedrez medieval. Porque pese a sus graciosos nombres, los movimientos de las piezas que se describen en el texto son los del ajedrez medieval. Sin embargo, en el aspecto ajedrológico queda todo por hacer: identificar las posibles fuentes de la escena e investigar la verosimilitud histórica de las partidas vivientes, rastrear la etimología de los nombres de las piezas —en el original italiano son así: equites (caballero), el actual caballo. Secretario o taciturnulo (secretario o mudito), el alfil. El custodio de la roccha, o del arce, (los capitanes de la fortaleza), las torres. El rey y la reina, sin embargo, mantienen sus nombres y los peones no reciben nombre alguno en el texto— y, por supuesto, intentar aclarar su posible significado.

La influencia de este pasaje puede detectarse en algunos textos en los que el ajedrez forma parte de la trama. Por ejemplo, en la nomenclatura de las piezas del Scacchia Ludus, de Marco Girolamo Vida, y, sobre todo, en el baile ajedrecístico del último libro del Gargantúa y Pantagruel de Rabelais.

FICHA TÉCNICA
FRANCESCO COLONNA
EL SUEÑO DE POLÍFILO
ACANTILADO. BARCELONA, 1999
EDICIÓN Y TRADUCCIÓN DE PILAR PEDRAZA